100 motivos para acercarse a la música


Motivo nº 100. Porque nos necesitamos todos.

El 29 de Marzo de 2019, con motivo del 90 aniversario del nacimiento del maestro Josu Loroño, pensamos que era una fecha idónea para, en homenaje a él, comenzar una nueva aventura.

Nace así la web www.acordesbilbao.com que no se limita únicamente a informar de las actividades del Centro de Música Loroño Musikaltegia, sino que es un foro abierto a las reflexiones, opiniones y vivencias en torno a la música y otras artes, donde colaboran, desde la libertad, alumnos, profesores, padres, amigos y personas con diferentes trayectorias vitales y profesionales.

Además de hablar del mundo de las sensaciones, hay espacio también para, desde el conocimiento, la profesionalidad y la experiencia en las aulas y en los escenarios, compartir los infinitos motivos para acercarse a la música, y la mejor manera de hacerlo.

Porque hoy en día, la oferta educativa musical es abrumadora, y en ocasiones cuesta distinguir, como en otras disciplinas, aquello que está avalado por profesionales de reconocida trayectoria artística de lo que se esconde tras terminologías modernas y sofisticadas, que si además las sustentan metodologías extranjeras, parece que tienen más valor. Nada más lejos de la realidad. Cuántos alumnos han llegado a nuestras aulas habiendo realizado mil “cursillitos” y “talleres” en los que no han aprendido nada, lamentándose del tiempo y el dinero perdidos.

El engaño consiste en vender que la música no cuesta esfuerzo. La música cuesta. Y mucho. Pero no menos que estudiar matemáticas, historia, química, medicina, pintura, idiomas, ballet, literatura, filosofía... Hasta para tenerla de simple afición hace falta un mínimo de esfuerzo y rigor, tanto por parte del alumno como de sus maestros. No hay fórmulas mágicas, ni con numeritos ni con colores, no existen los atajos. El maestro, si es maestro, sacará lo mejor del alumno, adaptándose a sus circunstancias, a sus ritmos, a sus capacidades, haciendo fácil lo difícil, pero con toda la honestidad.

Lejos de tener miedo, os animamos a que os acerquéis. Os enseñaremos los secretos del lenguaje musical para poder afrontar otros retos de más calado. Y os aseguramos que en este camino disfrutaréis de vuestros propios logros. Nosotros entendemos la música como un medio de comunicación, de entendimiento, de cultura, y de valores como el compromiso, la tenacidad, la solidaridad, el respeto, la disciplina, la generosidad… a veces tan olvidados en esta sociedad que prima la inmediatez, los resultados, el individualismo más feroz, donde no importa quien caiga siempre que se consigan los objetivos propios, saltándose cualquier principio ético. Este camino de aprendizaje musical y humano es todo lo opuesto a una formación musical rígida, obsoleta, que en muchas ocasiones, por lo que nos cuentan, es el recuerdo amargo de una frustración.

No hay que engañarse, la música es una disciplina que no tiene límites. Cada uno llega hasta donde puede, o quiere, en función de su compromiso. Nosotros estamos abiertos a personas de todas las edades, profesiones y formación, ideologías, costumbres, raíces culturales, personalidades, estratos económicos, orientaciónes sexuales, religiones, razas, en definitiva, de todas las sensibilidades, y con el mismo respeto que se merecen todas ellas. Porque la libertad de uno termina donde empieza la libertad del otro.

En estos 70 años de trayectoria del Centro de Música Loroño Musikaltegia, cientos de alumnos bilbainos, vizcaínos y hasta de otras provincias, han acudido a nosotros buscando lo que nos distingue de los demás, excelencia musical y pedagógica. Toda una escuela de interpretación de la que nació hace 57 años la Orquesta Sinfónica de Acordeones de Bilbao. ¡Cuántos han deseado y desean pertenecer a ella! Para ello hay que cursar la programación de estudios “LOROÑO”, exclusiva de nuestro Centro, superando un nivel mínimo técnico y artístico.

La Orquesta Sinfónica de Acordeones de Bilbao es el buque insignia de esta escuela diferente, y toda una institución de peso en la Villa de Bilbao y en Bizkaia, reconocida como Ilustre de Bilbao y de Bizkaia, entre decenas de premios y galardones, que ponen en valor su singularidad y excelencia artística internacional, respetando las raíces y abiertos a otras culturas del mundo.

Su fundador, nuestro maestro Josu Loroño, desde el parque de Doña Casilda, estará orgulloso porque mantenemos los mismos valores, como son la libertad de pensamiento, la honradez en el trabajo, el saber de dónde venimos preservando nuestra cultura y tendiendo lazos con otras, la igualdad de oportunidades, el amor a la música, en definitiva, todo lo que la Cultura, con mayúsculas, representa.

Quién le diría a él, que vivió una guerra y sufrió una posguerra, que después de 91 años que habría cumplido hoy, 29 de Marzo de 2020, íbamos a estar en esta situación de alerta mundial, todos confinados en casa, y con la sensación de impotencia, preocupación, angustia e incertidumbre. Parece que esta pandemia que estamos sufriendo es capaz de aflorar lo mejor de todos nosotros. Si ellos sufrieron el hambre, el frío, la escasez en todos los sentidos, la persecución, la intolerancia, y vieron lo peor de lo que es capaz el ser humano en una guerra, nosotros saldremos adelante con solidaridad, disciplina, respeto y con las ganas de vivir y volver a una vida “normal”.

Esta situación nos hace reflexionar y valorar de forma diferente las prioridades de la vida. Lo que realmente merece la pena. ¿De qué sirven tantos postureos a nivel social y económico cuando no puedes abrazar ni besar a tus seres más queridos? ¿De qué sirve tanto ir y venir a tantos lugares si no nos enteramos de lo que tenemos a nuestro alrededor? Y así podríamos continuar con innumerables preguntas, que esperamos que después de esta pandemia no se olviden.

Por ello, deberíamos seguir en guardia, y después de que superemos lo más importante, que es la pérdida de personas queridas, continuar con estas reflexiones, y, ojalá, extraer alguna enseñanza para cambiar de forma responsable usos y costumbres. Apoyar a nuestra gente, a nuestros comercios, a nuestra hostelería, a nuestra industria, a nuestros centros y profesionales de la enseñanza, a nuestra sanidad, a los que velan por nuestra seguridad, a nuestra cultura, a nuestros artistas, actores, bailarines, pintores… y por supuesto, que no deje de sonar la música en vivo y en directo.

Nosotros seguiremos aquí cultivando la pasión por la música y los valores que representa la cultura, porque es una ventana a la libertad de pensamiento. Os animamos a contagiaros de este espíritu creativo y humanista, donde las personas son lo más importante, y acercaros a nuestra escuela de música LOROÑO Musikaltegia, una escuela diferente, donde la sabiduría y experiencia acumuladas durante más 70 años de historia se conjugan con la frescura y el empuje de las generaciones más jóvenes.

Aurrera! Porque nos necesitamos todos.


Centro de Música autorizado por el