Volver


Este tango de Gardel nos evoca el anhelo de querer regresar a tiempos en los que podamos sentir emociones en vivo y en la cercanía de aquellas y aquellos con quienes nos apetece compartir momentos irrepetibles.

Asier Loroño, maestro de maestros, nos deleita con su sensibilidad al piano.